Por la peatonalización de avenida Corrientes, el ruido en horas de la noche bajó hasta cinco decibeles