El color llegó al barrio Saldías, en Recoleta, con murales y una novedosa propuesta