La Ciudad de Buenos Aires ya evitó el uso de 250 millones de bolsas plásticas