El Ecoparque porteño derivó sus dos tigres blancos a un Santuario en Estados Unidos